La ciencia también está detrás de los penaltis

Hace veinte años, un mal lanzamiento de Djukic hizo que el Barcelona fuera campeón de Liga, a costa del Deportivo. Los penaltis pueden decidir no sólo partidos, sino también campeonatos. ¿Qué dice la ciencia sobre ellos?
Hace unos años que terminó el mundial de Brasil. Una cita en la que la selección española no brilló como en pasadas ocasiones, pero que nos dejó un buen número de avances tecnológicos. El fútbol es uno de los deportes en los que la investigación ha realizado más estudios, por lo que hoy en Think Big queremos acercaros la ciencia que se esconde detrás de los penaltis.
Los penaltis, también conocidos como ‘pena máxima’ en el fútbol y otros deportes, suponen el lanzamiento sin barrera desde una distancia prefijada, que en nuestro caso es de 11 metros. De esta manera el equipo que tira los penaltis tiene una oportunidad directa de marcar gol, ya que sólo cuenta con la oposición del guardameta del equipo contrario.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
¿Pero cómo debe un delantero chutar los penaltis? ¿Existe una mayor probabilidad de lanzar el balón a la red en función de dónde disparemos? Un análisis publicado en The Telegraph en 2012 mostraba que el mayor porcentaje de goles se alcanzaba tirando ajustado al palo izquierdo de la portería. Como podemos imaginar, el número más bajo de goles se obtenía disparando al centro.
Para parar los penaltis, guardametas como Iker Casillas, Claudio Bravo, Keylor Navas o Thibaut Courtois han de contar con una enorme preparación física. Pero el factor más importante a la hora de detener la pena máxima es, sin duda, adivinar hacia dónde irá el lanzamiento, lo que en muchas ocasiones depende de una mezcla de suerte y reflejos.
La rapidez con la que actúe el portero no es fácil, ya que la velocidad de los disparos suele oscilar entre los 18 y los 40 metros por segundo. Según cálculos publicados en Wired, teniendo en cuenta la velocidad del chut y la aceleración del portero, los guardametas disponen de menos de un segundo para “volar” hacia la posición del disparo y tratar de parar el balón. La ciencia de los penaltis muestra cómo ser portero es una de las tareas más complicadas en el fútbol.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Pero la suerte y la rapidez, como decíamos, no son los únicos parámetros que influyen en los penaltis. El entrenamiento deportivo es fundamental. Estudios realizados por la Football Association mostraban que los porteros más entrenados tienen un 70% más de posibilidades de adivinar hacia dónde va el chut, frente al 52% que mostraban los jugadores menos preparados.
Hace veinte años, el penalti tirado por Djukic supuso que el Deportivo de la Coruña, entrenado por Arsenio Iglesias, no fuera campeón de Liga. Aquel ‘cruel’ episodio, especialmente para los aficionados gallegos, supuso que el Barcelona se alzara con el campeonato. Detrás de aquel lanzamiento, y del resto de penaltis que vemos cada semana, hay mucha ciencia, y tanto disparar a gol como detener los lanzamientos son, sin duda, cuestiones más complejas de lo que podría parecer.