El Terremoto Werner

La particular historia de Timo Werner en el fútbol alemán comienza, sin que él lo supiera, en abril de 2005 en la ciudad de Salzburgo. Fue cuando Red Bull se hizo con el 100% de las acciones del SV Austria Salzburg y borró de un plumazo todo sello de identidad del club. El morado de su camiseta pasó a ser rojiblanco, y una pequeña cantidad de indignados fans fundó meses después el nuevo SV Austria Salzburg, que en este momento agoniza en la cuarta división del fútbol austriaco. Aquello fue el pistoletazo de salida de le negativa reputación que la famosa marca de bebidas energéticas se ha ganado en el panorama futbolístico mundial, y que ha tenido otros episodios en Estados Unidos y, por supuesto, en Alemania, tras la fundación del RassenBallsport Leipzig, que curiosamente representa el proyecto moralmente “menos criticable” de Red Bull en el mundo del fútbol.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
El segundo caso se produjo en New York. En 2006 Red Bull arrasó con New York MetroStars, uno de los clubes fundadores de la Major League Soccer, cambiando su escudo, su equipación, y construyendo un nuevo estadio. A cambio algunos de los socios de los MetroStars recibieron un cheque de cinco dólares como compensación por perder todos sus privilegios y, según sus propias palabras, “robarles la memoria”. El caso de Leipzig fue diferente, aunque la bebida energética intentó sin éxito seguir los dos pasos anteriores. En un principio Dietrich Mateschitz -fundador de Red Bull- tanteó a Sankt Pauli, 1860 München o Fortuna Düsseldorf para repetir el proceso, pero la brutal y agresiva respuesta de sus respectivas hinchadas llevó a optar por una vía que, por otro lado, le resultó más cómoda para saltarse el control de licencias de la Federación Alemana, al arrancar desde la quinta categoría.

Red Bull compró la plaza del SSV Markranstädt, y trasladó su sede a Leipzig, lugar que llevaba muchos años sin vivir fútbol de primer nivel, donde las fantásticas infraestructuras iban a ser aprovechadas, y donde la masa social local iba a “aceptar” de buena gana la inyección económica. Evitar la animadversión de una afición concreta no salvó al RB Leipzig de concentrar el odio del resto del país. El nuevo club “robó” juveniles de otras canteras sin ningún reparo, y su particular doping financiero provocó la ira de cada afición rival, que se ha encargado de convertir sus visitas en un auténtico infierno. En el camino el RB Leipzig ha ido incorporando jugadores de primer nivel, y Timo Werner es hoy en día la cabeza del proyecto futbolístico más odiado de Alemania, lo que explica el particular contexto que el joven futbolista vive en la Bundesliga.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Guillermo Valverde explicó en Marcadorint la complicada situación que el delantero germano ha tenido que vivir en los últimos años. Las maneras de su club, emblema del fútbol moderno, capitalista y contrario a los valores tradicionales del deporte de una sociedad especialmente comprometida con respetarlos, y un piscinazo frente al Schalke 04, ha provocado que Werner se haya convertido en uno de los jugadores más odiados por las hinchadas visitantes casi en cada estadio que visita en la Bundesliga. Pitos, insultos, cánticos en su contra y una situación que -y esto es lo más grave- se ha trasladado fuera del terreno de juego, está llevando a uno de los grandes talentos del fútbol europeo a vivir una complicada realidad semana tras semana.