Es vital un lateral

Pablo Machín: “La idea que teníamos era jugar con dos puntas (Stuani y Portu) y tres centrocampistas, con Granell llegando a ayudar al carril. El Valencia es un equipo que mete mucho a sus extremos por dentro, así que nosotros queríamos encontrarlos ahí.
Pero ellos nos han apretado mucho, sobre todo por fuera. Generaban superioridades por ahí. Las ocasiones no era muy claras, pero aun así hemos tratado de corregir situando ahí a Alex ayudando más, luego hemos cambiado a Pera Pons, al final hemos hecho un cuatro en el mediocampo con Portu… La lástima ha sido cómo han llegado los goles. Porque independientemente de que te generen superioridades por fuera, los goles se anotan en el área”.
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
El Girona de Pablo Machín rompió su esquema habitual para así adaptarse al Valencia de Marcelino García Toral. El cambio de su ya típico 5-2-2-1 por el 5-3-2 utilizado en Mestalla tenía como principal finalidad el cortocircuitar el juego interior del conjunto valencianista, que tiene en el pase vertical de Dani Parejo a Rodrigo una de sus principales vías de peligro. El planteamiento de Machín consiguió con éxito limitar estas combinaciones interiores valencianistas, pero a cambio de esto desguarnecía unos costados por los que Gayà y Guedes comenzaron a incidir con peligro.
El Valencia de Marcelino no lograba desarbolar al Girona, pero sí ganó los suficientes metros y metió el suficiente ritmo como para provocar dos errores visitantes que se tradujeron en dos goles, una victoria y tres valiosos puntos.
Paco Jémez: “El equipo se ha soltado un poquito más, pero es verdad que la gente todavía no asume sus responsabilidades ofensivas. Necesitamos más, mucho más. Nos sigue faltando ese último cuarto de campo en el que tenemos que generar mucho más. Pero vuelvo a repetir: todos los equipos tienen sus recursos para marcar. El Eibar no es que haya tirado mucho más, pero con dos balones aéreos nos han ganado el partido. Ahí es donde tenemos que tener en cuenta que también tenemos que defender mejor. Claro que en ataque tenemos que hacer mucho más para que los jugadores vean las posibilidades que tenemos de ir arriba, pero eso es trabajo y las dinámicas no se cambian en un día. Pero lo que nosotros no podemos hacer es regalar un partido en dos jugadas que son muy previsibles y muy controlables”.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
A la UD Las Palmas todavía le queda mucho camino por andar de la mano de Paco Jémez. Aunque se vio una mayor activación general, que sobre todo se plasmó en una mejor defensa posicional, al equipo canario aún le falta encontrar y trabajar los automatismos sobre los que debe descansar su juego. En ataque apenas pudo encadenar secuencias de pases. Todo era demasiado rápido y muy descontrolado. No había espacio para la pausa o el control. Y en defensa, aunque se mejoró, sobre todo a la hora de frenar el ritmo armero, la defensa del área en los balones aéreos volvió a penalizar en exceso a un equipo al que, de momento, sólo hay que soplar para que se caiga. Paco Jémez tiene mucho trabajo por delante.